La exactitud de la información a la hora de describir un territorio es un requisito fundamental para la calidad del dato geográfico. Esto implica contar con una descripción lo más afinada posible de los geodatos. De buena parte de ello se encargan los metadatos, un elemento que no puede faltar en todo Sistema de Información Geográfica o GIS y de cuya importancia vamos a hablaros. 

¿Qué son los metadatos?

Los metadatos son los datos de los datos. ¿Qué queremos decir con esto? Pues que los metadatos aportan información adicional y de interés sobre los datos que recoge un Sistema de Información Geográfica o GIS.

Es decir, los metadatos aportan una descripción más detallada de los datos geográficos. Por ejemplo, los metadatos hacen referencia a la fecha en la que se ha capturado, su formato, propietario, escala, la licencia legal bajo la que se ampara y otros muchos más tipos de información. 

¿Qué tipos de metadatos geográficos existen?

Los metadatos pueden ser clasificados en tres grandes categorías:

¿Para qué sirven los metadatos en GIS?

Una de las principales misiones que tienen los metadatos en GIS es la de ayudar a la búsqueda de información geográfica en catálogos, bases de datos cartográficas, servidores, etc. Haciendo una analogía, buscar un dato a través de sus metadatos es como buscar un libro en una biblioteca empleando a su autor, fecha o editorial como criterios de búsqueda.

Pero además de esto, los metadatos geográficos tienen una amplia variedad de utilidades para muchos agentes de la sociedad. Hagamos un resumen de los más relevantes:

Para los gestores de la información:

Para los vendedores e intermediarios:

Para los ciudadanos:

GEOGRAMA - Metadatos para la comprensión del territorio

¿Por qué hay que estandarizar los metadatos y cómo hacerlo?

Son tantos y tan variados los metadatos con los que se puede trabajar, que se hace necesario definir estándares para que estos puedan intercambiarse sin necesidad de hacer grandes modificaciones sobre los mismos y que cuenten con la debida interoperabilidad.

Si estas normas no se aplicasen, sería un imposible poder aprovecharnos de todo el valor que contienen, o bien supondría un enorme gasto de recursos y tiempo adaptarlos. En España, podemos identificar 3 estándares predominantes, que son:

Los metadatos no son, ni mucho menos, un elemento secundario dentro del ámbito de los datos geoespaciales. Al contrario, son un pilar básico para su comprensión y aprovechamiento. 

Por ello, no debes escatimar esfuerzos en acompañar tu proyecto de metadatos completos, precisos, actualizados y que cumplan con las normas vigentes establecidas. Si necesitas ayuda para esta tarea, desde Geograma contamos con profesionales y recursos que se encargarán de ella según los criterios exigidos. ¿Hablamos sobre ello?