6 tendencias para las ciudades inteligentes en 2021

GEOGRAMA - 6 tendencias para las ciudades inteligentes en 2021

Si trabajas en la Administración local, el concepto de Smart City o ciudad inteligente no será novedoso para ti. Aunque ya lo conozcas, no debes quedarte rezagado, ya que éste no deja de evolucionar como fruto de los avances tecnológicos. Por ello, te traemos las líneas maestras que marcarán la gestión de estos entornos urbanos a lo largo de este 2021.

Ya no son exclusivamente las autoridades las que impulsan el crecimiento de las Smart Cities, sino que cada vez son más los ciudadanos que exigen vivir en estos entornos urbanos. Esto queda demostrado por estudios como el realizado por Capgemini, según el cual, estos apuestan por vivir en ciudades más inteligentes y sostenibles.

Esta coyuntura hace que los responsables de la gobernanza a nivel local deban estar muy atentos a las últimas tendencias sobre ciudades inteligentes, como son las que te traemos en este artículo. Aquí tienes las 6 esenciales.

6 tendencias imprescindibles para las Smart Cities en 2021

1.- Gestión inteligente del tráfico

Uno de los principales desafíos a los que se enfrentan las ciudades inteligentes en este 2021 es la mejora de la movilidad urbana. Aquí tenemos que contemplar aspectos implicados con la calidad de vida de sus habitantes, empleando el menor tiempo posible en desplazamientos, la calidad del aire consecuencia de las emisiones de los vehículos, la mayor eficiencia de los servicios de transporte público y la pronta atención de emergencias.

Para que el control del tráfico en Smart Cities sea una realidad, es importante contar con soluciones que aporten datos con componente geográfica. A partir de estas, los gestores municipales tendrán información útil, como es:

  • Matrices origen-destino en las que se aprecian las zonas de mayor actividad.
  • Históricos de recorridos, tiempos y velocidades medias.
  • Monitorización en tiempo real de la situación del tráfico en la ciudad, los 7 días de las semana, 24 horas al día.
  • Datos de población flotante por barrios.

Con todos estos datos, los responsables de tráfico de la ciudad podrán diseñar planes de movilidad a largo plazo, además de solventar escenarios puntuales, como accidentes o atascos.

Descubre cómo conseguimos una gestión sostenible del tráfico en Göteborg con Geotraffic.

2.- Datos abiertos interoperables

Una Smart City no será tal si no cuenta con un importante suministro de información. Una información de cuya recogida se encargan en gran parte las entidades locales. Muchos de estos datos acaban siendo de dominio público, saliendo a la luz en forma de datos abiertos.

Una de las principales cualidades con las que deben contar los catálogos de datos abiertos es la interoperabilidad. ¿Qué quiere decir esto? La interoperabilidad permite a los datos abiertos integrarse en cualquier sistema y poder ser usados por cualquier organización, pública o privada.

Además, gracias a la interoperabilidad, los catálogos de datos abiertos de diferente origen pueden combinarse entre sí sin ningún impedimento. Fruto de esto, se pueden extraer conclusiones muy valiosas imposibles de obtener analizando sólo los datos provenientes de una única fuente.

Para gestionar datos abiertos de calidad, muchas entidades usan la aplicación CKAN (Comprehensive Knowledge Archive Network). Esta aporta una serie de herramientas potentes para trabajar con datos abiertos en numerosos formatos, incluidos los geográficos. Relacionadas con CKAN, existen soluciones que automatizan la actualización de sus datos, como FME, ganando en tiempo y eficacia.

GEOGRAMA - Tendencias smart cities 2021

3.- Servicios municipales inteligentes

Gobernar una Smart City implica coordinar una serie de servicios básicos para la vida rutinaria de sus ciudadanos.

Podemos comenzar hablando del sistema de recogida de basuras. Se trata de uno de los servicios municipales a los que más fondos suelen dedicar los ayuntamientos. Por tanto, sus responsables deben invertir inteligentemente en recursos materiales, como vehículos, y humanos.

Partiendo de estudios sobre la cantidad de desechos recogidos por zonas, se puede establecer la frecuencia óptima del paso de camiones, así como del paso de barrenderos. Por otra parte, algunas ciudades ya disponen de contenedores que informan en tiempo real de su nivel de llenado. Además, estos datos se pueden combinar con los de tráfico para diseñar rutas 100% eficientes.

Cambiando de tema, también podemos echar un vistazo a la iluminación de las ciudades. Si la gestionamos inteligentemente, podemos ahorrarnos una importante cantidad de dinero y vivir en una ciudad mucho más respetuosa con el medio ambiente y más segura para sus habitantes.

Las soluciones GIS permiten detectar zonas en las que aún no se han implementado luminarias de bajo consumo, otras con déficit o exceso de iluminación y optimizar el mantenimiento de la red, entre otras acciones.

Desde Geograma, contribuimos a mejorar los escenarios energéticos urbanos con el desarrollo de GISECU, un proyecto en el que nos encontramos inmersos actualmente.

4.- Digitalización de activos e inventario

Una clara tendencia que deben seguir las Smart Cities a lo largo de este 2021 es la de conseguir un modelo digital de todos los recursos con los que cuenta. Por recursos entendemos:

  • Mobiliario urbano: farolas, papeleras, contenedores, bancos, parques infantiles, zonas para personas con discapacidad, etc.
  • Elementos relacionados con el transporte público: paradas de autobús, estaciones de metro y cercanías, parkings y puntos de alquiler de bicicletas, intercambiadores, etc.
  • Zonas verdes y de ocio.
  • Callejero urbano.
  • Plazas de aparcamiento.
  • Lugares de interés cultural: monumentos, museos, teatros, cines, etc.

Por nuestra parte, hemos participado en numerosos proyectos que implican la digitalización de elementos urbanos. Uno de los más destacados es Geobilbao, el geoportal del Ayuntamiento de Bilbao que cuenta con más de 50 mapas en los que se plasma esta información. También podemos mencionar nuestro trabajo en la creación de los planos zonales del Consorcio Regional de Transportes de Madrid (CRTM).

GEOGRAMA - Tendencias para las ciudades inteligentes

5.- Ciberseguridad

Sin duda, una de las palabras que puede definir una Smart City es “conexión”. Es esta conectividad la que hace que los sistemas informáticos propios de las ciudades inteligentes puedan ser vulnerables a los ataques de cibercriminales.

La ciberseguridad está en auge en todos los aspectos, y las Smart Cities no iban a ser menos. De hecho, una acción malintencionada sobre ellas puede tener consecuencias muy desagradables.

Un ciberataque podría dejar a una ciudad entera o a parte de ella sin suministro eléctrico, sustraer datos sensibles, congestionar el tráfico o inutilizar aparatos como los parquímetros.

Para evitar que esto ocurra, los responsables metropolitanos deben contar con políticas efectivas de ciberseguridad, así como con medios técnicos y con personal debidamente cualificado a su servicio.

6.- Atención sanitaria optimizada

Por supuesto, en este 2021 no podíamos dejar atrás la crisis sanitaria en la que aún nos encontramos. Para ayudar a cuidar de la salud de los ciudadanos en estos tiempos, se han desarrollado soluciones de diversa naturaleza.

Por ejemplo, existen herramientas GIS que permiten visualizar el avance de los contagios por zonas. También podemos consultar los recursos sanitarios que tenemos más próximos a nuestra ubicación o, en el caso de restricciones de la movilidad, emplear soluciones como “Calcula tu kilómetro”, que fijaba hasta qué punto podías desplazarte según la norma vigente.

Y ahora que llegamos al final del artículo, ¿tienes ya más claro en torno a qué aspectos se enfocarán los esfuerzos para el crecimiento de las ciudades inteligentes? Si no es del todo así, no te preocupes, aquí nos tienes para despejarte todas las incógnitas que tengas. Contacta con nosotros y conversemos sobre un tema que nos apasiona.

Geograma

Comments are closed.